Nací en Valencia, España, en Octubre del año 1989, profesionalmente me dedico a la informática, función que desempeño en una gran multinacional Hispano-Japonesa, y es que entre la multitud de carreras profesionales existentes, la informática y las nuevas tecnologías siempre me han apasionado, hecho por el cual escogí la informática como carrera profesional.

No siempre tuve claro si estudiar informática, pues estuve dudando entre esta carrera y trabajo social, pero finalmente me decidí por informática, pues podía a la vez dedicarme al área social como voluntario a través de ONG’S o como es el caso actualmente, a través de la política.

Desde los 15 años, siempre me ha interesado la política, sobre todo el área relacionada con la integración social y la defensa de los derechos humanos, tales como la libertad y la igualdad, derechos que en mi opinión son fundamentales en una democracia.

Debido a mi interés por la defensa de los derechos humanos y la integración social, a los 17 años decidí afiliarme a una ONG que luchaba por los derechos de las personas LGTB (Lesbianas, Gais, transexuales y Bisexuales), un sector de la sociedad muy numeroso, que por desgracia se ve continuamente discriminado, no solo en nuestro país, sino en el resto del mundo, en los que aún hay países que aplican la pena de muerte por el simple hecho de amar a alguien del mismo sexo.

Durante mi estancia en esta ONG, tuve la oportunidad de poder trabajar con otras ONG’S, que como nosotros, trabajaban para combatir la discriminación de otros sectores de nuestra sociedad que también sufren discriminación como son las mujeres o los inmigrantes, lo que sin duda me aporto experiencias muy positivas que me ayudaron a crecer como persona, y que me hizo darme cuenta de la multitud de problemas sociales que tenemos en nuestro país, hecho que más adelante fue determinante en mi decisión de dar el salto a la política.

Durante mis cerca de 2 años de voluntariado en dicha ONG, estuve trabajando primero como un voluntario dentro del grupo de jóvenes, pero más adelante y conforme fui formándome con numerosos cursos de formación impartidos por la propia ONG, pude formar parte del equipo que trabajaba en el teléfono de ayuda al joven LGTB, y más tarde coordinando el grupo de jóvenes, el cual y después de un tiempo, tuve que dejar para centrarme en mis estudios.

Más adelante, cuando empezamos a entrar en una gran crisis económica y social en la que aún estamos metidos, recordé aquellos tiempos en los que formaba parte de la sociedad que intentaba de forma activa cambiar las cosas a mejor, y comprendí la necesidad de volver a trabajar por el cambio, pero esta vez un cambio más profundo, un cambio que además de asegurar los derechos humanos y la lucha contra la discriminación social, también luchara por una profunda regeneración democrática, que acabara con la corrupción política, la crisis económica y la desigualdades sociales, fue entonces cuando decidí afiliarme a UPyD (Unión Progreso y Democracia), partido en el que estuve afiliado y trabajando como voluntario durante cuatro años.

Durante mi estancia en UPyD, ayude y trabaje en distintas áreas, primero como encargado de redes sociales, después ayudando en comunicación escribiendo notas de prensa y más tarde y sin haberlo perdido de vista en ningún momento, ayude en distintos grupos de trabajo relacionados con la integración social, donde pude aportar mi experiencia adquirida años atrás, poniendo así mi granito de arena.

Con el paso del tiempo, un partido fundado poco antes que UPyD llamado Ciudadanos y con idéntico programa, decidió dar el salto a la política nacional, ofreciendo un pacto a UPyD para que juntos formáramos esa tercera vía tan necesaria en la política española, que acabara con el bipartidismo e impulsara una regeneración democrática que acabara con la corrupción, y la crisis económica que tan negativamente está afectando a España.

Sin embargo, UPyD se negó de forma reiterada a formar un proyecto integrador con Ciudadanos que permitiera esa tercera vía, yendo en contra de uno de sus propios y más repetidos lemas (Lo que nos une) que para mí es de gran importancia. Motivo por el cual decidí sumarme a Ciudadanos, un proyecto integrador, regenerador, democrático, reformista que no rupturista que sin duda representa el cambio sensato alejado de populismos y radicalismos que este país necesita.